Morena, con posibilidades de ser la fuerza política ganadora

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Para las próximas elecciones federales, Morena es el partido con más posibilidades de convertirse en la fuerza política ganadora, ya que no sólo lograría la victoria con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, sino que sería el partido con mayor número de escaños en el Congreso, indica la Consultora Integralia, dirigido por Carlos Ugalde.

De acuerdo a su estudio Escenarios Electorales y Legislativos 2018, Integralia ve tres escenarios: el triunfo holgado de López Obrador, un triunfo apretado del tabasqueño y una derrota apretada de Morena.

A escala federal, de ganar López Obrador con holgura, el Poder Legislativo sería de Morena y sus aliados, ya que en la Cámara de Diputados tendrían mayoría y en el Senado serían la primera minoría; además, ganarían seis de las nueve gubernaturas en disputa y obtendrían mayoría en 10 de los 27 congresos estatales en juego.

El gobierno tendría amplia legitimidad política, mientras el Ejecutivo contaría con escasos contrapesos, lo cual se traduciría en una capacidad reformista amplia, incluyendo enmiendas constitucionales a partir de 2021-2022. Sería un escenario bipartidista con el PAN, lo cual llevaría a un debilitamiento del PRI y PRD, concluye el estudio sobre este escenario.

En el escenario donde López Obrador gana por escaso margen, el Poder Legislativo federal seguiría con una presencia importante de Morena, pues sería primera minoría en San Lázaro y segunda minoría en el Senado. En las entidades, ganaría cinco gubernaturas y ocho congresos locales.

Aquí, Integralia proyecta un cambio importante en la dinámica del Legislativo, pues si bien sería un escenario bipartidista con el PAN, ninguno tendría mayoría, por lo que el PRI se convertiría en partido bisagra.

Finalmente, está el escenario donde López Obrador pierde por poco margen (no se contempla una derrota clara). Aquí, Morena sería segunda minoría en ambas cámaras a nivel federal, lo que generaría un tripartidismo con PAN y PRI, y en los estados ganaría tres gubernaturas y cinco congresos; el PRD sería un partido chico.

En este escenario, el nuevo gobierno tendría una legitimidad débil porque habría un proceso postelectoral conflictivo, marcado por la protesta social y frustración de un sector de la población; el Ejecutivo estría obligado a negociar con los otros dos partidos para sacar su agenda.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.