Secuestrar y disolver cadáveres: el rastro de los detenidos por el crimen de los estudiantes de Jalisco

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desaparecidos, torturados, disueltos en ácido. La verdad sobre el asesinato triple de los estudiantes de cine en el Estado mexicano de Jalisco se descubre con cuentagotas, en medio de un mar de dudas. Ya son cuatro los detenidos por el crimen, después de que el Gobierno anunciara la detención de El Tuntún este jueves. El caso conmocionó a la industria cinematográfica de México y llevó a miles de jóvenes a las calles en marzo y abril pasados en protesta por la ola de violencia que azota al país.

Las últimas capturas se han producido en un momento de menor efervescencia social, pero de mayor indignación entre los familiares de las víctimas, que han rechazado públicamente la versión oficial de lo sucedido, pese a que las autoridades han asegurado que tienen “líneas de investigación sólidas” contra los supuestos responsables. El Tuntún no aparece como uno de los implicados principales en la investigación y ninguno de los sospechosos capturados está señalado como autor material del homicidio, de acuerdo con el expediente al que ha tenido acceso EL PAÍS. Dos de los detenidos participaron en la disolución de los cadáveres y los otros dos, en el secuestro de los jóvenes.

La Fiscalía de Jalisco anunció en abril que Javier Salomón Aceves Gastélum, de 25 años, Jesús Daniel Díaz y Marco Ávalos, de 20 años cada uno, desaparecidos hacía un mes, estaban muertos. Los tres estudiaban en la Universidad CAAV, una escuela privada de cine de Guadalajara. Fueron asesinados cuando regresaban de grabar un cortometraje en una casa en el campo al ser confundidos como rivales de un grupo de sicarios del Cartel Jalisco Nueva Generación.

A casi dos meses de lo sucedido, el asesinato triple de los estudiantes de cine ha vuelto a sacar a la luz el drama de los desaparecidos en el país. En México hay más de 34.000 personas no localizadas y uno de cada dos tiene 29 años o menos, según datos oficiales. Uno de los puntos más delicados del caso es el supuesto vínculo con el crimen organizado de la tía de Salomón, Edna Judith Aceves, que está detenida por tráfico de personas. A pesar del controvertido papel que se ha atribuido a la tía en el juicio mediático, las autoridades no han conseguido ninguna prueba ni ningún documento que acredite el vínculo de Aceves con el capo de la droga por el que habrían matado a los chicos.

Otros de los aspectos polémicos son que las autoridades no hallaron en ningún lugar los materiales con los que presuntamente asesinaron a los jóvenes, que no hay restos genéticos de Salomón en el sitio donde los mataron —tampoco donde los disolvieron— y que el móvil del homicidio no ha quedado del todo claro, más allá de una frase que ha estremecido a la opinión pública: “Los mataron por error, por estar en el lugar y en el momento equivocados”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.